Jaque mate, de Jostein Gaarder

De haber entendido bien lo que era este libro antes de comprarlo, no lo hubiera comprado.

Lo encontré exageradamente barato en una de esas mesas de descuento que hace de vez en cuando el Fondo de Cultura Económica, y su extensión y título me llamaron la atención.

De la mala lectura que hice del texto que venía en la contraportada, supuse que se trataba de una antología de relatos, de una selección de sus mejores cuentos. Pero no es así.

Jaque mate lo constituyen 64 textos, 32 supremamente cortos y 32 más o menos extensos, que el autor sacó de sus libros. Y aunque en el prólogo se dice que los mismos “deben poder leerse y vivir como piezas independientes del contexto del que ha sido extraídos”, no es así.

La mayor parte de los 32 textos cortos son de su libro Maya, que supuestamente es una novela. Luego de leer esos textos, que no pasaban de ser simples epígrafes, la impresión que me quedó, sin embargo, fue que Maya es algo así como un confuso libro de superación personal.

Por su parte, los 32 textos más extensos, que sí se ve fácilmente que son apartes de sus novelas, tampoco me parecen que funcionan como textos independientes. Aunque, el haber incluido varios textos de una misma novela, como por ejemplo, ocho de El vendedor de cuentos, cuatro de El mundo de Sofia, cuatro de El misterio del solitario, hizo que los pudiera disfrutar un poco mejor.

Se trata, por tanto, como se dice en el prólogo, de un corte trasversal de la obra de Gaarder, que incluye muestras de, creo, toda su producción literaria. Y aunque puede sonar interesante, yo no terminé de entender la razón de ser o utilidad de un libro como este.

Dada su extensión, ¿Es acaso suficiente leer Jaque mate para conocer y valorar toda la obra de Gaarder? O, tal vez, la idea es que este libro funcione como una colección de trailers de sus novelas, para que uno salga después corriendo a comprarlas.

Yo el único libro que había leído de Gaarder era El vendedor de cuentos, que recuerdo me había gustado lo suficiente como para querer comprar otro libro de él.

Luego de leer Jaque mate, sin embargo, no he quedado con ganas de leer ninguno de sus otros libros. El único, tal vez, como para darle una segunda oportunidad, sería La joven de las naranjas.

En cualquier caso, lo cierto es que Jaque mate no fue una lectura afortunada, porque los textos incluidos no funcionaron como piezas independientes del contexto del cual fueron extraídos.

Madrid: Ediciones Siruela, 2006.
Traducción de Kirsti Baggethun y Asunción Lorenzo.
Biblioteca Gaarder.
Colección: Las tres edades. Número 11.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s