Conciertos para clavecín de Bach, primer concierto

El martes 15 de agosto de 2017 tuvo lugar el primer concierto de la integral de conciertos para clavecín de Bach organizada por el Ensamble Barroco de Bogotá. El programa se componía de los Conciertos para clavecín números 1 re menor, BWV 1052, 4 en la mayor, BWV 1055, y 7 en sol menor, BWV 1058, y del Concierto para dos clavecines en do mayor, BWV 1061.

Valorado en su totalidad, fue el concierto que más me gustó de entre los tres que compusieron el ciclo. Y lo mejor del mismo fue sin lugar a duda la interpretación por Eleonora Rueda del Concierto para clavecín número 1 en re menor, BWV 1052, con el que se cerraba programa.

Elenora Rueda me pareció la mejor, con diferencia, de entre el grupo de clavecinista que conforman el ensamble. Mi impresión a lo largo de todo el ciclo fue que su digitación, la claridad de la misma, resultaba muy superior que la de los demás. Además, este concierto BWV 1052, es, creo, no solo el más famoso, sino también el de más virtuosísimo. Estuvo en verdad muy bien, y el poco público que había asistido le agradeció con una merecida ovación de pie.

El Concierto para clavecín número 4 en la mayor, BWV 1055, con el que se inició el concierto, no me gustó tanto, sobre todo el segundo movimiento, Larghetto, que es de una muy pausada belleza, y en el que me pareció que hubo como algunas dificultades en la interpretación.

Por su parte, el Concierto para clavecín número 7 en sol menor, BWV 1058, a cargo de Álvaro Huertas, estuvo muy bien. Si bien me quedo todavía con la versión para violín, BWV 1041, la versión para clavecín resulta también muy bonita, y me parece que funciona bien. Aunque, según, Bach no estuvo satisfecho con esta trascripción.

Por último, del Concierto para dos clavecines en do mayor, BWV 1061, me gustó la gran relevancia que tienen los instrumentos solistas, que incluso en el segundo movimiento actúan completamente sin acompañamiento. Esto le da un carácter serio y complejo a la obra que me gustó bastante. El inicio de la Fuga, el último movimiento, en la que primero los clavecines se persiguen uno a otro, y luego los instrumentos de la orquesta entran paulatinamente, me pareció extraordinario.

En conclusión, un muy buen concierto, el mejor del ciclo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s