Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez

Esta es la segunda vez que leo Cien años de soledad. Y, teniendo en cuenta que en las bibliotecas particulares de donde saco los libros hay seis ediciones distintas de esta obra, y que me he propuesto leer todos los libros que están allí por los menos una vez, no será, Dios mediante, la última vez que la lea. Dentro de poco, además, tocará incluir una más, cuando compre la edición ilustrada conmemorativa de los cincuenta años de su publicación que ha sacado Random House.

De la primera vez que la leí no recuerdo mayor cosa. Fue por una época en que leí varias de sus novelas, y recuerdo que me gustó menos que otras, como El amor en los tiempos del cólera y El general en su laberinto.

Para esta ocasión había pensado leer la edición de alfaguara conmemorativa de los cuarenta años de su publicación, que viene acompañada de varios estudios, pero al final elegí una de las tantas que editó Oveja Negra, en particular la que vino con la colección Maestros de la literatura universal, de tomos rojos en imitación de piel, y que me sorprendió gratamente por su buena calidad.

Respecto de la novela, decir que me pareció extraordinaria, parecería una simplicidad. Pero así fue.

Debido a algún recuerdo bastante equivocado, suponía que el hilo conductor de la novela era el personaje de Úrsula Iguarán, la que creía que no moría sino hasta el mismo final de la novela. Los cien años de soledad, no sé por qué, se los achacaba de forma particular a este importante personaje.

Sucede, sin embargo, que en Cien años de soledad no hay un personaje principal o protagonista, sino que es toda esa amalgama de personajes que conforman los Buendía, con sus múltiples parejas, mucha de las cuales son de la misma familia, la que lleva adelante la novela y padece esos más de cien años de soledad.

En esta novela el personaje principal es una estirpe. Lo que hace, en mi opinión, que la novela no tenga un propósito claro o un objeto definido, dando la sensación de que la misma puede extenderse indefinidamente en el tiempo, hasta el infinito, mientras siga naciendo gente.

Y fue precisamente por eso que el final, que ocurre con el desciframiento de las claves de Melquiades y la revelación de su profecía, me pareció que se precipita un poco como de improviso y de forma un tanto apresurada. Personalmente, me hubiese gustado más un lento epílogo, algo así como una coda a la cola de cerdo. Pero, en todo caso, el final es realmente notable, sobre todo por su poético desasosiego.

Ahora. Lo mejor de la novela es sin lugar a dudas el estilo narrativo de García Márquez. Su prosa adictiva, que hace que la cantidad de embustes que nos echa no parezcan sucesos de lo más normal. Es tan envolvente y exquisita su prosa, que cada capítulo parece un cuento, y cada párrafo encierra la perfección de un micro-cuento.

Finalmente, un punto que me llamó la atención fue el carácter cíclico de la historia. Todo se repite. Pero se repite dentro de una forma de manejo del tiempo bastante indefinida. “Fue por esa época”, es una las frases que más se utiliza en la novela.

En conclusión, creo que ha sido una relectura exitosa, que no solo me ha causado una excelente impresión, sino que me ha dejado con ganas de leerla nuevamente, y de leer también algún estudio o ensayo que se haya escrito sobre esta novela.


Soledad_opt

Bogotá: Editorial Oveja Negra, 1984.

2 comentarios en “Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez”

  1. Debo confesar que leí esta novela hace muchos años cono una asignación, para el momento mi inmadurez no me dejó interpretarla más allá que como una asignación. Me he planteado leerla pronto y tu reseña le da el visto bueno al planteamiento. Sigue recomendando. Me ha agradado mucho leerte💞

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s