Señales de ruta, antología de cuentos

Señales de ruta es una antología de cuentos de jóvenes escritores colombianos que compré hace varios años. Fue publicada en el 2008. La empecé a leer por lo menos un par de veces, pero al cuarto o quinto cuento perdía el interés y abandonaba su lectura. A finales del año pasado, sin embargo, me dispuse a leerla completa, motivado más por el interés chismoso de saber qué ha sido de esos jóvenes escritores que tenían cada uno “un tiquete sin destino”, hoy día que ya no han de ser tan jóvenes. Así, luego de terminar de leer los cuentos me puse a mirar en la Web en que andaban sus autores.

Lo primero que se debe destacar es que dos de ellos fueron incluidos en la lista de los 25 secretos mejor guardados de América Latina, de la Feria del Libro de Guadalajara del 2011: Andrés Burgos y Juan Alvarez.

Sus cuentos, El cuadro del abuelo y 31 de diciembre de 1999, respectivamente, estuvieron entre los que más me gustaron de la antología. El de Burgos me resultó muy divertido, y el de Alvarez, me pareció que era el mejor escrito de la colección, con un muy buen ritmo narrativo, pero la historia me pareció poco interesante.

Creo, sin embargo, que a pesar de haber sido incluidos en la lista de los secretos mejor guardados de América Latina, siguen estando todavía algo guardados.

De Juan Alvarez tenía de antemano pensado leer su última novela, La ruidosa marcha de los mundos, por tratarse de una novela histórica sobre los años de la Independencia de Colombia que se encuentra fácilmente en las librerías, pero que no relacionaba y todavía no la relaciono como la obra de un autor colombiano famoso o bastante conocido.

De Andrés Burgos, cineasta y escritor, no encontré ninguna publicación reciente, quedándome la impresión de que dedica más tiempo ahora a la escritura filmográfica que a la de cuentos y novelas. Recientemente, sin embargo, un cuento suyo, titulado Niño Carro, fue seleccionado como finalista del V Premio Nacional de Cuento La Cueva, lo que permite concluir que sigue en la lucha literaria. Tiene, en todo caso, un libro publicado hace varios años, antes incluso de esta antología, titulado Nunca en cines, que me han dado ganas de leer. Así como de ver su película Sofía y el terco.

Otro autor incluido en esta antología que pude ver que también ha sido posteriormente destacado, es Orlando Echeverri Benedetti, quien ganó el Premio Nacional de Novela Idarte 2014 con Sin freno por la senda equivocada.  Su cuento, La noche sin balas, a pesar de tratar un tema interesante en nuestro país como es el de esas primeras experiencias sexuales del niño de la casa con la muchacha del servicio, no me gustó tanto.

El cuento que más me gustó de esta antología fue La comunidad el autobús, de Gerardo Ferro Rojas. Este cuento me pareció extraordinario por la forma como logra generar un ambiente raro, en el que sus personajes, bastante raros también, se desenvuelven en complicidad. La escena en la que el joven al que le pasó la vida por las narices mientras se rascaba los sobacos se pone al volante del autobús, al final del cuento, es el pináculo de dicha complicidad. De Ferro pude ver que en el 2012 publicó su primera novela, Las escribanas, que creo no es fácil de conseguir, y que a él también recientemente le fue seleccionado un cuento, titulado Natalie Portman, como finalista del V Premio Nacional de Cuento La Cueva.

Completa la lista de los cuentos que más me gustaron de esta antología, el cuento de David Roa Castaño, Yo también, que me pareció bastante chévere. Roa, según pude ver, es el director de la Asociación Colombiana de Libreros Independiente, como dueño de la librería La madriguera del conejo, de la que mucho he escuchado hablar, pero nunca he visitado.

Junto con La noche sin balas, también me parecieron interesantes pero no me terminaron de gustar, el cuento El gato traidor de Carolina Alonso, que a su labor de escritora pude ver que ha sumado la de coach de amor; y el más extenso de la antología, Combustión espontánea de Juan Sebastián Cárdenas, quien se ganó en el 2014 un curioso premio literario en España al que solo pueden acceder novelas que no recibieron la proyección en el mercado que merecían por su calidad. Dicho ello no sé qué tan fácil sea conseguir por acá sus novelas: Los estratos, que fue la premiada, y Ornamento, su más reciente, ambas editadas por Periférica.

De El gato traidor lo mejor fue la presentación y construcción de la protagonista, que me pareció se hizo de forma muy natural, pero el fatal desenlace me pareció algo forzado y predecible.

Combustión espontánea es en ocasiones un cuento trepidante con personajes bastante curiosos, pero al final, me pareció que el único giro inesperado en realidad importante fue el de la aparición de perro extraviado.

Los demás cuentos me parecieron más bien regulares y no me gustaron en realidad.

Cárcel blanca de Liliana Carbone, es simplemente muy corto. De ella no encontré nada en la Web.

Terapia de Ignacio Piedrahita Arroyave, al principio me pareció que iba a ser muy bueno, con la presentación también de una muy buena protagonista, pero el final fue bastante decepcionante. Piedrahita Arroyave tiene página web como escritor en la que se encuentran sus libros y demás escritos, y en la que se puede leer el cuento incluido en la antología.

Equipaje de mano de Diana Ospina y Human nature de Gabriela Santa, me parece que no superaron el cliché de la violencia de pareja. Ospina tiene un blog, y de Santa no encontré mayor cosa.

Entre las estaciones centrales de María Castilla, me pareció innecesariamente largo, lo que lo hizo aburrido. Vi que publicó una novela en el 2011, con Seix Barral, con un título que no me parece muy afortunado: Como los perros, felices sin motivo.

Cricket de Jorge Arturo Moreno, no creo que pueda llamarse en realidad un cuento. De él tampoco encontré nada en la Web.

Un vuelo de algo con alas de polvo de Rubén Varona, fue uno de los que menos me gustó de la antología. Me pareció falso el tono de la narradora que utiliza, una voz femenina con una atracción hacia una muchacha que cree ella es la autora de un cuento, y más falso todavía el desenlace en el que esta narradora descubre que ese cuento no fue escrito por esa muchacha, sino por su primo o algo así, en cualquier caso, por un muchacho. Rubén Varona tiene página web como escritor y académico, y en ella se puede observar que ha publicado varias novelas policiacas.

Teoría de la muerte de Johann Rodríguez-Bravo, tampoco me gustó. Me pareció artificialmente pretencioso. No deja de ser interesante que, en una antología de autores con tiquetes sin destino, se incluyese a uno ya fallecido. No sería, sin embargo, la primera vez que un escritor se hiciese famoso luego de su muerte. Y Rodríguez-Bravo al parecer dejó por lo menos un par de novelas inéditas, las que, por lo que he podido encontrar en la Web, siguen todavía así.

La decadencia de lo bacano de Sebastián Pineda, me pareció, con diferencia, el peor de todos. Ambientado en la Roma de los Césares, no me pude en realidad enterar de qué iba la cosa. Además, Pineda, junto con el antólogo Juan Pablo Plata, fueron los fundadores de una revista que se llamaba La movida literaria, por lo que su inclusión comportaba por lo menos un conflicto de interés.

Por último, Siete hiervas y un gatico del colectivo Las filigranas de perder, tampoco me gustó. En estos momentos ya no me acuerdo muy bien de que trataba, pero en todo caso creo que es una pérdida de tiempo reunirse varias personas para escribir algo tan corto como un cuento.

En fin. Señales de ruta como antología creo que fracasa. Sin embargo, su lectura ha resultado interesante para efectos de chismosear en la Web qué ha sido de los escritores antologados.


Señales de Ruta

Arango Editores. Bogotá, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s