El huésped, de Guadalupe Nettel

A mi biblioteca había llegado hace algún tiempo y sin saber yo cómo, la novela El huésped de la escritora mexicana Guadalupe Nettel, que quedó en tercer lugar en el concurso Premio Herralde de novela del año 2005, y que descansaba allí en mi biblioteca, completamente desatendida, al no ser realmente mía y no tener claro de donde había salido. Cuando a finales del año pasado vi la noticia de la concesión del Premio Herralde de novela 2014 a Después del invierno de esta misma escritora, me acordé de la novela que ya tenía y adelanté la programación de su lectura.

El huésped es una novela con cosas interesantes, incluso inquietantes en ocasiones. No me gustó tanto, sin embargo, porque me pareció que le faltaron muchas otras cosas para terminar de ser buena. Creo que es esta una novela a la que no le convine ser tan corta.

En El huésped, Nettel nos cuenta una especie de thriller psicológico, en la que lo más interesante para mi fue el tratamiento que le da a la ceguera. La Cosa, ese huésped que habita dentro de su personaje principal Ana, es un ser invidente, que al final de novela vemos como va apoderándose del cuerpo de su anfitriona, al ir esta paulatina y conscientemente perdiendo realmente la vista.

Este proceso nos es contado dentro de un también interesante mundo de mendicidad en el metro de ciudad de México y de sesiones de lecturas en un instituto para ciegos, que le da cierta profundidad a la obra en su tratamiento del tema de la ceguera. A pesar de su corta extensión, en mi opinión, esta obra hace una mejor presentación de este tema que el que hace por ejemplo, Ensayo sobre la ceguera de Saramago.

Sin embargo, La Cosa no solo es ciega, sino que en ocasiones, sobre todo al principio de la novela, toma también posesión del cuerpo de Ana, haciéndola hacer cosas que ella luego no recuerda, como el par de veces que levantó a golpes y mordió a su compañerita de colegio.

Esta inicial capacidad de posesión temporal amnésica, me hizo pensar que la misma iba a evolucionar y a ser desarrollada a lo largo de la novela, y que al final iba a ver algo por el estilo de la película Fight Club, en la que íbamos a encontrar que era La Cosa la que a espaldas de Ana, estaba haciendo, por ejemplo, una vida en pareja con el Cacho.

Cuando Ana le pregunta al Cacho que quien había pintado la cocina, creí que iba a llegarse a algún punto importante a este respecto, revelándonos el Cacho que había sido la misma Ana. La cosa, sin embargo, no fue por ese camino, y en su lugar se nos cuenta lo que en mi opinión es lo más flojo de la novela, que es una especie de atentado político simbólico al rellenar de mierda unos sobres electorales.

En fin. El huésped, de Guadalupe Nettel, ha sido una pequeña novela interesante que no me ha terminado de gustar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s