La dama de Monsoreau, de Alejandro Dumas

Al terminar La reina Margot comencé inmediatamente La dama de Monsoreau. Hace ya algunos meses que lo terminé de leer, y como no me gustó tanto, no seguí con Los cuarenta y cinco, con el que concluye la trilogía de los Valois, sino que me he desviado a otras lecturas diversas.

Y no es que me haya parecido malo este libro de Dumas. No. La dama de Monsoreau es sin lugar a dudas una buena novela de aventuras, en la que hay más duelos de espadas, más momentos cómicos, y, tal vez, más giros inesperados, que en su antecesora La reina Margot.

Sin embargo, esta novela resultó para mi no solo menos entretenida, sino, sobre todo, menos impresionante. La razón de ello la encuentro yo en la naturaleza misma del hecho histórico en que Dumas fincó su novela: el asesinato de Luis de Clermont, señor de Bussy d’Amboise, a manos de Charles de Chambes, conde de Montsoreau, por haberle aquel burlado su dama.

Así, mientras La reina Margot tiene como hecho histórico central un importante evento político como fue la conjura de los malcontentos, en La dama de Monsoreau se trata más es de una simple infidelidad matrimonial. Ello, en mi opinión, afectó la importancia de la novela, en la que nunca sentí que en realidad cuajara su componente político, que lo tiene, compuesto por las reuniones secretas de la Liga Católica lideradas por los hermanos de Guisa o de Lorena, y por los en verdad patéticos comportamientos de Francisco de Alezón, ahora de Anjou, para conspirar pero sin estar conspirando.

Estos fueron aspectos de la novela que, como dije, no lograron transcender, hasta el punto que en ningún momento se siente que el reinado de Enrique III estuviera en realidad en peligro. Aunque, claro esta, ello se debe también a los súper poderes con que Dumas dotó a su personaje Chicot, que hacían que estuviera siempre en el lugar indicado y en el momento indicado, para fortuna de su soberano.

Y Chicot, bufón del rey, en mi opinión, es el personaje mas importante de esta novela. Quien la atraviesa toda y la carga sobre sus hombros. Sin embargo, no logra cohesionarla con sus otros componentes: La ya mencionada disputa amorosa por Diana de Meridor que costó la vida a Bussy, y los duelos entre los dos grupos de cortesanos favoritos de Enrique III y Francisco de Anjuo, fundados en inmaduras rencillas personales.

Al final, queda uno con la sensación de haber leído una novela entretenida conformada por relatos diversos y, en cierta medida, en mi opinión mayor de la conveniente, independientes.

Por otra parte. Decir que en esta ocasión sí creo que el título le queda bien al libro, en cuanto que la dama de Monsoreau, Diana de Meridor, sí es un personaje central de la historia principal de la novela. Mucho más importante que Margarita en La reina Margot. Aunque, dicho lo dicho, el verdadero título de la novela debió haber sido Chicot, que por lo demás es la forma como titularon una traducción abreviada de este libro al inglés.

Otros aspectos que cabe destacar de esta novela son, por una parte, lo chistoso que resultó para mi el personaje del padre Gorenflot, que me pareció muy bien logrado. Tenía rato que no me reía así con un personaje de Dumas. Y por otra, el mariquismo de Enrique III, que se presenta desde el inicio mismo de la novela cuando se disgusta con el matrimonio de San Lucas, uno de sus favoritos. Este elemento, me parece, es tratado a través del mismo Chicot, que lo insinúa en diversas oportunidades.

En fin. La novela es buena. Sin embargo, me hizo perder el interés en continuar inmediatamente con Los cuarenta y cinco, el tercer y último libro de la trilogía de los Valois. Y me hizo perder el interés, porque, en realidad, La dama de Monsoreau no tiene mucho en común con su antecesora, La reina Margot.

Los personajes resultaron sustancialmente diferentes. Por ejemplo, me decepcionó mucho ver como Catalina de Medicis pasó a un casi inexistente segundo plano. Y el espíritu mismo de la novela resultó bastante distinto al de la anterior. No hubo por tanto la ligazón que uno espera entre libros que pertenecen a una misma colección.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s