La reina Margot, de Alejandro Dumas

Uno empieza con Dumas por Los tres mosqueteros o El conde de Montecristo, que son sus libros más famosos y los que siempre se consiguen en las librerías. Después, dependiendo que tan enganchado haya quedado uno con las historias de los cuatro entrañables amigos, siguen Veinte años después y El vizconde de Bragelonne, que aunque no son libros habituales en las estanterías de las librerías, sí pueden conseguirse con cierta facilidad.

A estas alturas uno se considera a sí mismo, no sin razón en mi opinión, un dumasista de corazón: un admirador incondicional de las novelas de Alejandro Dumas y del folletín clásico y de aventuras, como dijera Pérez-Reverte.

Entonces empieza uno a buscar con ansias que más leer de su escritor favorito, encontrándose con que la cosa no es tan fácil, puesto que en realidad son muy pocos los libros de Dumas que se encuentran en las librerías diferentes a los mencionados, y, además, porque ya en ese momento uno sabe que algunos de sus libros deberían leerse en orden, por lo que no basta con encontrar cualquier libro si antes no se ha encontrado aquel que debería leerse primero.

Esto fue precisamente lo que me sucedió con La reina Margot, que anduve buscando bastante tiempo, ya que muchos años antes de finalmente encontrar la bella edición de bolsillo de Akal del 2012 que he leído, había comprado La dama de Monsoreau y Los cuarenta y cinco de Porrúa, que casualmente había encontrado por ahí, y que tenía esperando a que consiguiese el primero de la trilogía para poder comenzar su lectura.

De esta forma, La reina Margot resultó siendo un libro muy importante para mí, del que siempre estaba pendiente, por ser la llave que abriría la puerta a la trilogía completa de los Valois, y a la promesa, siempre cumplida por Dumas, de horas y horas, qué digo horas, meses de entretenida lectura ya completamente disponible en mi biblioteca.

Pues bien, he culminado la lectura de La reina Margot y he comenzado con La dama de Monsoreau, y en estos momentos mis impresiones sobre el primer libro de la trilogía son las siguientes:

Se trata de una novela extensa y entretenida que si bien no alcanza las notas de El conde de Montecristo o Veinte años después como novela de aventuras, sí resulta más interesante que estas como novela histórica.

Para mí, son novelas históricas aquellas que fundamentan principalmente su estructura en hechos o personajes verificables históricamente, esto es, que sucedieron o existieron en la realidad.

Y La reina Margot es ciertamente una novela histórica que fundamenta su trama casi que exclusivamente en la fallida conspiración de los malcontentos que buscaba beneficiar a Francisco de Alenzón como sucesor de Carlos IX, en perjuicio de Enrique III, y ayudar a escapar de la corte de Francia a Enrique de Navarra, y que, en efecto, condujo al cadalso a La Mole y Coconas, todos personajes importantes de esta novela.

La versión que ofrece Dumas de estos hechos históricos, en la que ningún papel juega en realidad el partido de los malcontentos, y que estructura en torno a la amistad de dos gentileshombres, el amor pasional entre un puñado de personajes, la fidelidad política de un matrimonio real, y las fallidas intrigas delictivas de una reina madre y un príncipe de Francia, resulta entretenida pero poco creíble por no estar del todo bien articulada.

Además, las guerras de religión entre católicos y hugonotes, que Dumas utiliza como telón de fondo de toda la novela, destacando la matanza de San Bartolomé, le llevaron a hacer, en mi opinión, ciertos cambios o apuestas dentro de la argumentación histórica planteada, con el propósito de obtener grandes giros dramáticos, que al final no funcionaron muy bien.

La más importante de estas apuestas fue, sin duda alguna, la de hacer de La Mole un hugonote, al que Margarita salva la vida la noche de San Bartolomé. Luego, sin embargo, se vuelve sincero católico, como parece que lo fue históricamente en realidad desde su nacimiento.

Esta dubitativa filiación religiosa afectó, en mi opinión, el planteamiento literario que se hace de la amistad, entre La Mole y Coconas, quedándome al final la impresión de no estar suficientemente explicado cómo fue que estos personajes, que casi se matan entre ellos en más de una ocasión, resultaron al final tan amigos hasta el punto de enfrentar juntos la tortura y la muerte.

Dumas fue un gran escritor de la amistad y sus novelas están llenas de grandes amigos, pero me parece que La Mole y Coconas nos quedaron debiendo en este aspecto.

Por el contrario, otras apuestas históricas del planteamiento de Dumas me parecieron en realidad extraordinarias: como el portafolio rojo de Carlos IX  o el libro de cetrería de Catalina de Médici.

Catalina fue un personaje de la novela que me gustó bastante, más allá de su mala fortuna al momento de implementar intrigas y asesinatos, aunque por culpa de los escudos invisibles que protegían a Enrique de Navarra.

Resultó curioso ver como un personaje que cree ciegamente en presagios y adivinaciones, lucha enconada y tercamente por cambiar el futuro, pero sin dejar de creer en ningún momento en el proceso mismo de adivinación, proponiéndose efectuar tantos sacrificios como fuesen necesarios para la constatación de que el presagio inicial ha cambiado.

Por último, decir que no me pareció que Margarita fuese un personaje tan importante como para darle su nombre a la novela. Si bien es un personaje en el que confluyen muchas circunstancias de la trama, la gran mayoría de ellas están siempre por fuera de su control. Hubo un momento en el que pensé que alcanzaría esta importancia, cuando daba su discurso frente a los polacos, pero no fue así.

En fin. La reina Margot me ha parecido un buen libro de Dumas. Esperemos a ver como nos va con los otros dos que conforman la trilogía.

2 comentarios en “La reina Margot, de Alejandro Dumas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s