Pedro Páramo, de Juan Rulfo

Cuando se emprende la lectura de una novela de la que tanto y tan bien se ha oído hablar, lo más probable es que al final resulte uno en algún grado decepcionado, y lo que es peor, sin saber bien en qué precisamente radicó o consistió la decepción.

Creo que lo que sucede en estos casos es que toda la información que le ha llegado a uno acerca de la obra, forma una muy completa aunque general imagen de prejuicios favorables que luego se quiere hacer coincidir a la fuerza con la que surge de nuestra propia experiencia a medida que vamos leyendo, perdiéndose así mucho del encanto que se tiene al leer literatura de descubrir un mundo nuevo y de ser sorprendidos por la belleza de las palabras.

Ahora, la información que tenia de la obra que nos ocupa era más o menos la siguiente.

Pedro Páramo es una obra maestra de la literatura latinoamericana, que fue considerada, y lo es aun hoy día, libro de culto por una generación que, no sé por qué, consideraba cercana a la del movimiento hippie de los años 60 (tal vez por haber sido publicada en 1955, lo cual en verdad no es ninguna razón). Así mismo sabía, y creo que esto lo sabe todo el mundo, que en Pedro Páramo se entremezclaban personajes muertos y vivos en un pueblo mexicano fantasmagórico de nombre Comala. Esto hacia que me la imaginara como una novela más bien oscura, cuyo merito consistiría en hacernos dudar de dicha separación, lo que lograría, suponía, agregando cierta dosis de locura, o alguna otra alteración genial, al o los personajes.

Esa era la imagen que tenia de esta novela antes de leerla, y si bien debo reconocer, después de su lectura, que la obra tiene ciertos elementos de esta imagen, esta preconcepción afectó bastante mi experiencia de lectura particular por lo menos de dos formas diferentes.

Por una parte, y aunque en algunos pocos párrafos me pareció que sí se alcanzaba ese sobrecogedor efecto de estar como en un limbo donde confluyen muertos y vivos, sobre todo en aquellos en que se plasma el miedo extremo de Juan Preciado, en general el libro me pareció muchos menos oscuro, mucho menos genial en este aspecto de lo que esperaba. Esta genialidad era lo que yo creía lo había elevado a la categoría de libro de culto.

Ahora, es claramente un error pretender buscar el mérito de esta obra en una “genial oscuridad” que yo simplemente le imaginaba, ignorando los grandes méritos propiamente literarios que tiene y que se citan constantemente, tales como la “superposición de distinto planos narrativos” o el estilo “sensorial y metafórico” del autor. Sin embargo, tampoco creo que por aquí sea la cosa.

Es cierto que el estilo de Rulfo es bello, pero a mí personalmente no me pareció gran cosa. Cuestión de gustos. Y el tema de los distintos tiempo narrativos, que no solo tiene que ver con la forma como se estructura la novela en pequeño fragmentos sino también con esa interacción que ocurre entre personajes vivos y personajes que ya han muerto, creo que, como dije arriba, la obra no logra niveles de autentica genialidad, quedándose el asunto en una simple, innecesaria e inofensiva complejidad de la forma narrativa.

La segunda manera como la imagen que tenía de la novela afecto mi lectura fue la siguiente. Me di cuenta, al final, que mientras estuve leyendo presté más atención a mirar quienes estaban muertos y quienes vivos en la historia, que a la historia propiamente dicha. En este sentido, creo que descuidé uno de los aspectos más sobresalientes de esta novela y que es lo que, creo, la hace un muy buen ejemplo del realismo mágico y del boom latinoamericano.

La historia que se nos cuenta en esta novela, la historia del pueblo Comala y de cómo una sola persona pudo acabar con él, es, en mi opinión, extraordinaria.

Por último, decir que creo que la fama de libro de culto de que goza este libro se debe es a cuestiones tales como el ser la única novela de este escritor, del que además se estuvo siempre esperando alguna otra obra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s