Mr. Vértigo, de Paul Auster

Según he podido leer en algunos foros Mr. Vértigo no es una de las mejores novelas de Auster, cosa que yo no podría determinar ahora por ser esta la primera que de este autor leo. Sin embargo debo decir que si ello es cierto, las otras obras de este autor harán seguramente parte de mis próximas lecturas, teniendo en cuenta que esta, si bien no me pareció extraordinaria, sí fue lo suficientemente buena. Una historia entretenida y variada, junto con un estilo fácil, y finalmente una extensión adecuada (ni muy largo ni muy corto), hacen de este un muy buen libro. Mejor que la gran mayoría, pero sin llegar a ser imprescindible.

Pero bueno, entrando ya en la trama del libro, lo primero que debemos decir es que el mismo es supuestamente escrito por el personaje principal de la historia. Es, es este sentido, una autobiografía de ficción, que aun cuando al principio, y por el título, pareciera estar limitada a una parte muy particular de la vida de este personaje (cuando aprender y explota económicamente la habilidad de levitar), lo cierto es que se trata de una biografía completa que llega hasta sus últimos años de vida, y que incluso, según la indicaciones al final de libro, fue publicada luego de su muerte.

Desde este punto de vista, nos surgen las primeras críticas que podemos hacer a esta obra. En efecto, si bien Auster nos quiere hacer creer que este libro es escrito por un septuagenario, que mientras escribe recorre nuevamente su vida, un desorden aleatorio que se muestra durante la trama nos hace pensar que ello no es así, y que ni el viejo Walter, ni mucho Auster, tenían muy claro que iba a pasar en el capitulo siguiente al estar escribiendo el inmediatamente anterior. Esto es sencillamente inaceptable dentro del contexto situacional propuesto. No puede ser que el autobiógrafo no sepa, o de la impresión de no saber, lo que va a suceder a continuación.

Me pareció que adolecieron de esta falta cambios dramáticos como el de hacerse contrabandista de licores, o la decisión de montar una discoteca. Son cambios que sencillamente no se muestran coherentes dentro de la historia, y que incluso parecen improvisados, inesperados tanto para el autor como para el personaje. Aparecen de la nada, y en ocasiones se van también como si nada. Como su fugaz paso (en las páginas del libro) por el ejército gringo, luchando en la segunda guerra mundial. En mi opinión, este libro tiene la apariencia de un ejercicio literario libre, en el que se escribe sin saber muy bien para donde se va, pero donde finalmente hay que llegar a alguna parte, y en efecto se llega.

Ahora bien, la historia, a pesar de lo anterior, es en general entretenida. Cuenta con importantes personajes secundarios, y con importantes y más o menos pertinentes referencia históricas. Así mismo, el libro presenta, aun cuando sólo en pocas ocasiones, una gran profundidad. Me pareció muy interesante la forma como la muerte del maestro afectó finalmente a Walter, llevándole incluso a cometer el homicidio de un beisbolista. También resulta interesante la forma como finalmente se forja una amistad entre Walter y un joven negro en la sociedad norteamericana de principios del siglo XX. El autor juega, en mi opinión acertadamente, con ciertos tópicos que fácilmente lo hubieran llevado al cliché. El Ku Klux Klan, la recesión económica del 29, la legalización del licor, etc. Todos estos elementos logran crear un afortunado contexto a la historia.

Por último, y es tal vez lo más importante de la historia, está el tema de la levitación. Creo que el libro en este punto es bastante simple, y no explota suficientemente este aspecto, el cual se prestaba a mayores complejidades. Volar en el libro es simplemente volar. Una forma más de ganarse la vida. En últimas algo sin importancia. Es más, la verdaderas enseñanzas que el maestro le dio a Walter no fueron aprender a levitar, sino lecciones de humanidad, de apego y valoración al otro, convirtiéndolo de mendigo desarraigado a miembro de una familia con estrechos lazos de cariño. Lecciones de amor, en últimas. Y eso fue, indudablemente, lo que más le sirvió cuando ya no pudo ganarse la vida volando.

En conclusión, Mr. Vértigo es un buen libro, pero no más que eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s