Tratado de las pasiones del alma, de António Lobo Antunes

Tratado de las pasiones del alma, de António Lobo Antunes, es un gran libro.

Debo confesar sin embargo que, aun cuando tenía muy buenas referencias de este autor, el hecho de que fuese portugués, y mas específicamente el título de este libro, me daban algo de mala espina, por cuanto me lo imaginaba muy parecido al libro de José Saramago, Ensayo sobre la ceguera, del cual, si bien hubo cosas interesantes, la historia, o mejor, la idea subyacente a la historia, me pareció verdaderamente estúpida.

Pero bueno, empecé entonces la lectura de este libro esperando una situación al estilo ¿Qué pasaría si todos no quedamos ciegos?, y de la cual el autor extrajese su historia. Sin embargo me encontré no solo con una historia bien estructurada sino también actual, de mucha relevancia en el mundo de hoy, lo cual la hizo mucho mas interesante.

Ahora, el título de la obra no me cuadra del todo, ya que se trata de un libro muy concreto, que para nada otorga la abstracción suficiente para emprender en él un estudio sobre las pasiones del alma. El libro es muy bueno, pero el título es algo ambicioso, le queda grande. Para empezar, ¿cuales serían las pasiones del alma que son tratadas en este libro? Creo que el libro esta lejos de presentar un más o menos completo entramado del interior del alma del ser humano, y mucho menos profundiza verdaderamente en sus pasiones.

Tal vez la forma como presenta la amistad existente entre el Hombre y el Juez, lo cual hace indudablemente de una forma muy bella, llevaron al autor a considerar que su libro había, como dice la crítica, desnudado el alma humana hasta su médula. En mi opinión, ello no es verdad. El ser humano es infinitamente mucho más complejo. Con todo, la historia que cuenta el libro, si bien no logra la profundidad que el título promete, es muy buena.

Pero el mérito de este libro, creo yo, no esta en la historia sino en el estilo del autor. Ese entremezclarse de voces y tiempos pasados y presentes, como dice la crítica, fue lo que mas me gustó del libro. No se que otros autores hayan intentado presentar sus historias en este estilo narrativo, pero lo logrado por Antunes me ha verdaderamente sorprendido. Y no solo por la mezcla como tal de los narradores, sino sobre todo por lo inteligible que resulta, a pesar de ello, el libro.

En efecto, uno pensaría que en un libro, donde el narrador cambia en cada párrafo, o donde los diálogos se estructuran entre personas distantes, será innecesariamente complejo. Sin embargo este no es el caso de Tratado de las pasiones del alma. Aquí, el autor, con una maestría sorprendente, se las arregla para que en todo momento el lector sepa muy bien quien está diciendo qué cosa, y en que momento la está diciendo.

No se muy bien como logra esto. En los diálogos lo logra, tal vez, agregando siempre una referencia del estilo “– le dijo la hermana mayor al Juez de instrucción –”. Pero en lo demás, creo que se logra al crear diferentes historias lo suficientemente interesantes como para quedar en la mente del lector durante algún tiempo.

En fin, El tratado de las pasiones del alma ha sido una muy grata sorpresa. El libro es tan bueno que hace que se pregunte uno por qué razón Saramago se ganó el premio nobel de literatura, y Antunes no.

Un comentario en “Tratado de las pasiones del alma, de António Lobo Antunes”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s